El amor arruina el sexo, no te dejes arruinar el sexo con amor

¿Quién dijo que el porno no sirve?

 

por @diegohc

Si bien  Glass prohibió el desarrollo de  porno, la  del entretenimiento para adultos busca adaptar y moldear nuevas tecnologías.

La industria porno fue la pionera en implementar transacciones monetarias online, por nombrar un caso, como también desarrollar la tecnología para necesaria para lanzar al  los “teledildonics” que no son más que dildos controlados por  —¿quién no quisiera uno?—.

Algunas compañías de productos para adultos experimentaron con tecnología sensorial para sumar un sentido a la experiencia de ver porno tanto para “tocar o ser tocado” por lo que se está mirando. Productos como RealTouch utilizan esta tecnología en un orificio con sensores de temperatura, servomotores —entre otras cosas— para recrear las sensaciones de una escena porno.

Este  de productos que tienen un determinado mercado inicial, facilitan el camino a otros productos que nada tienen que ver con la industria para adultos pero que son igual de tecnológicos.

Un ejemplo de producto no-porno que aprovecha la misma tecnología sensorial que el porno fue lanzado por el fabricante de pañales Huggies. Se llama “Pregnancy Belt” —cinturón de embarazo— que permite al padre sentir en su propio el vientre cuando el bebé patea en el de la. Este tipo de productos son posibles gracias a que el porno impulsó este tipo de tecnología desde sus primeras etapas.

La internet puede ser un invento militar, pero no hubiera tenido una base sólida de consumidores si no fuera por la industria del porno que fue pionera con el streaming de videos y con las transacciónes monetarias online, como también el concepto de  que tanto se esparció en la web.

El crecimiento del ancho de  también le deben algo de su desarrollo al porno, ya que la mayoría del tráfico de internet está dominado por  y videos de entretenimiento para adultos.

Algunos investigadores sugieren, a pesar de la prohibición de Google, que cualquier modelo de nuevas tecnologías de comunicaciones debería aventurarse al mercado del porno durante sus primeros días.

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Comment

 

— required *

— required *